Los deberes de un director general

Un buen amigo mío, quien se dedicaba al autofinanciamiento, decidió ir por su lado y abrir su propio negocio de un giro completamente diferente a lo que se dedicaba, algo que puede ser bastante difícil de no ser una persona de una buena versatilidad y flexibilidad intelectual. La verdad, no sé cómo vaya a salir todo; sin embargo, será un caso interesante de seguir detalladamente para corroborar que es lo que hace a un empresario y que es lo que cocina su éxito o fracaso.

director-general

La idea de abrir nuestro propio negocio puede sonar emocionante para algunos, aterrante para otros y simplemente no atractivo para muchos otros.

Hemos de saber, que el abrir nuestro propio negocio no es cosa fácil de ninguna manera ya que requiere de muchos factores que aunque los conozcamos no nos servirán de nada si no los sabemos aplicar efectivamente.

Lo primero que hay que entender y tener muy en claro es que al empezar nuestro nuevo negocio todos los emprendedores tenemos todo en nuestra contra, inclusive las estadísticas quienes dicen que el 90% de los nuevos negocios no tendrán un  tiempo de vida mayor a tres años.

Esto es debido a que al nosotros comenzar una empresa de cualquier giro, estaremos compitiendo contra muchísimas otras  quienes ya han pasado la prueba de los tres años  lo que les da una coraza de solides tremenda cada año que pasa  después de ese tercer año de vida.

Debido a esto , es imprescindible el entender de antemano que la competencia en lo que hagamos será  muy extensiva y feroz quien ya sabrá muchas cosas sobre el medio que nosotros en ese entonces ignoraremos aunque sea un rubro donde hayamos trabajado y hayamos conocido muy bien , ya que es muy distinto trabajar en cualquier ámbito como empleado que como director.

Muchas veces se nos olvida que tan distinto es trabajar como empleado, aunque tengamos una dirección de cualquier, que como director ya que este tiene una responsabilidad enorme para con todos sus trabajadores y consecuentemente para con sus familias.

Un director general tiene que hacer muchas cosas ajenas al giro de su negocio como lo es monitorear la contabilidad;  asegurarse de siempre estar dentro de los estatutos legales adecuados; que la documentación de sus trabajadores sea correcta; el dispersar a tiempo en los días de quincena; el manejar al equipo de ventas y asegurarse de que cada agente este llegando a sus metas, así como de esto no estar pasando saber porque y que hacer al respecto para subir sus números ergo los de la empresa; asegurarse de que la renta del edificio donde tiene sus oficinas se pague a su debido tiempo; asegurarse de que recursos humanos este en constante evolución; monitorear que el servicio a clientes sea bueno y efectivo; y lo más importante, cerciorarse de que los impuestos y cargas fiscales estén en regla para no encontrarse con sorpresas en una auditoria.

Si es que tenemos todos estos elementos en cuenta y estamos listos para ellos, tengan por seguro que hemos de salir adelante a toda costa ya que la preparación es uno de los pilares más fuertes del éxito.

La conducta lo es todo

Si antes la Ciudad de México era famosa por sus altos niveles de corrupción, ahora lo es por su contaminación.

Conocí a un reportero llamado George Orwell, quien fue enviado a la Ciudad de México por la BBC de Londres para analizar el tema de la contaminación en la ciudad.

orwell

George se quedó en unos departamentos en Atizapán por un tiempo de dos meses, llevando a cabo su investigación.

El periodista ya había estado en grandes metrópolis y en pequeñas ciudades, estudiando por qué las personas hacían lo que hacen en temas como robos, violaciones y asesinatos, entre otras cosas.

Durante su estancia en nuestra ciudad estuvo por todas partes de este gigantesco lugar y ya ha hecho sus conclusiones, que me resultaron bastante interesantes.

Orwell sostiene que la madre de toda la contaminación en la Ciudad de México  y área  metropolitana es la contaminación visual.

El periodista dice que la contaminación visual inspira a sus habitantes en una manera subliminal, a comportarse de una manera poco ordenada y limpia.

Una de las fuentes que usó para ver frente a frente el subconsciente y sentimientos de aquellos que contaminan visualmente son los grafitis, ya que el experto dice que nos podemos dar cuenta de la psicología de un pueblo atreves de sus grafitis.

Esto lo hace mediante el estudio de las imágenes plasmadas y sus significados, que se resumen, según Orwell, en “Resentimiento y Muerte”.

Si nos fijamos bien, Orwell tiene razón al decir esto, ya que muchos de los grafitis en la Ciudad de México tienen como protagonista a la muerte en todas sus facetas.

El periodista británico dice que el segundo escalón de la polución en México es la contaminación auditiva, debido a los millones de bruscos mensajes que se intercambian entre auto y auto todos los días y a todas horas.

El tercer detonante es, según él, producto de las primeras dos. Se trata de la contaminación y violación cívica en nuestra ciudad, donde nadie respeta a nadie y todos son los enemigos de todos, lo que se resume en el famoso “gandallismo” en México, inmortalizado en refranes como “El que no tranza no avanza” o “El que se fue a la villa perdió su silla”.

marchadf

El cuarto propulsor de la contaminación en México, dice Orwell, es la mala utilización de la basura en la ciudad, debido a la tremenda falta de basureros que hay en ésta.

Yo creo que usted, al igual que yo, como mexicanos, podemos saber que en muchísimas zonas de la ciudad, si no es que en todas, se puede caminar un kilómetro sin encontrar un solo basurero.

Finalmente, Orwell nota la quinta procedencia de la contaminación en la mayoría de los camiones y transporte público, con sus obscuros vapores esparciéndose por toda la ciudad y manchando el cielo con sus tóxicos tintes, produciendo arcoíris grises y negros, que abrazan la ciudad con sus garras de carbono. A esto se suman las emisiones de las fábricas y áreas de naves industriales; si bien algunos complejos, como los de Vesta, ya se desarrollan conforme a criterios de sustentabilidad.

Viendo ya de una manera un poco más objetiva y de acuerdo a los estudios de Orwell, la contaminación en esta ciudad somos todos.

¿Se necesita una idea genial para emprender?

Cuando pregunto a las personas por qué no se animan a iniciar un negocio o un proyecto de trabajo independiente, una respuesta que oigo con cierta frecuencia es que no se les ocurre nada original, diferente o innovador para ofrecer.

Algunos me cuentan que han llegado a pensar en ciertas iniciativas, como poner un restaurante, abrir una tienda en línea o dar cursos particulares de idiomas. No obstante, al comentar esta idea con amigos o colegas, siempre se han topado con la misma crítica: “¡Pero si eso ya se hace!”.

innovar

A partir de lo anterior, concluyen que sólo es posible convertirse en emprendedor cuando se tienen ideas geniales, que a nadie más se le habían ocurrido y que se traducirán en la creación de un producto o servicio únicos. Pues bien, si esto fuese así, ¿por qué hay competencia en todas las categorías y nichos de mercado en los que podamos pensar?

Pensemos en un e-commerce como Cyberpuerta, por ejemplo. Si sus fundadores se hubiesen dejado llevar por la creencia de que una tienda en línea no constituía una idea original, porque ya existían comercios como Amazon, entonces ahora no estarían entre los líderes en venta de productos tecnológicos en México.

Pero tampoco es que los emprendedores se limitaran a copiar modelos como los de Amazon o Mercado Libre. Sin duda aprendieron mucho de ejemplos como estos, pero también tuvieron la iniciativa de adaptar ese tipo de negocios al mercado mexicano. Es ahí donde radica el factor de originalidad, que les ha permitido ganar la confianza de cientos de clientes.

Así que, a la pregunta que titula este artículo, responderé que no, no es necesario tener una idea genial para emprender. Lo que hace falta es encontrar cómo mejorar, adaptar o combinar lo que ya existe, para conquistar a cierto target de consumidores. Los siguientes puntos te ayudarán a perfilar tu idea de negocios y a no dejarte desaminar por quienes te dicen que le hace falta originalidad:

  1. Aprende de los mejores

Esta es una de las grandes ventajas que tiene el incursionar en algo que ya se ha hecho; encontrarás que ya te han abierto el camino y podrás aprender tanto de los éxitos como de los errores de tus predecesores. Identifica bien el sector en el que se insertará tu negocio, selecciona un par de casos de éxito y estúdialos a fondo. Así tendrás una idea más clara de lo que funciona y lo que no.

  1. Define tu giro y tu público objetivo

¿Quieres poner un negocio de comida? De acuerdo, pero, ¿de qué tipo?, ¿quiénes serán tus comensales?, ¿deseas abrir un local u ofrecer platillos sobre pedido? Responder a estas cuestiones te permitirá acotar tu campo de acción y saber qué necesitas para lograr tu objetivo. Así será más fácil dar el siguiente paso.

  1. Encuentra un valor agregado qué ofrecer

Ya decidiste que tu negocio será de entrega de comidas a domicilio y quieres ofrecer el servicio a las personas que, por sus múltiples ocupaciones, no tienen tiempo de cocinar o salir a comer. Ahora encuentra esa cualidad que te haga preferible a los diversos modelos de comidas a domicilio que ya existen. Destaca la calidad y el valor nutricional de tus platillos; define una zona de entregas en la que puedas moverte con facilidad, para que puedas posicionarte como el más rápido, o crea un programa de descuentos, para tus clientes frecuentes. Son detalles como estos los que te ayudarán a ganarte un lugar en un sector tan competido como el restaurantero.

  1. Si no funciona, reinventa

La mayoría de las empresas exitosas han tenido que dar más de un giro a su modelo de negocios, antes de encontrar el que realmente les conviene. Si pese a todos los estudios y la planeación, tu empresa no logra consolidarse, no te desanimes. Aprende de los errores, reelabora tu proyecto y vuelve a intentar.

Trabajo, ¿sin oficina?

Desde que hice mis primeras incursiones en el mundo laboral, cuando todavía era estudiante universitario, supe que lo mío serían las colaboraciones independientes. ¿Más comodidad y menos estrés? En parte sí, lo admito, pero aunque no lo crean, estas no fueron las principales razones por las que adopté dicho estilo de trabajo.

escritor

La escritura es mi vocación y la primera oportunidad que tuve para ejercerla de manera profesional me mostró otras ventajas de la independencia. El proyecto era un manual de lectura y redacción para niños de primaria y logré participar en él gracias a que uno de mis maestros de la facultad me recomendó. La única preocupación que tenía era que los horarios de oficina se empalmaran con los de mis clases, pero el profesor me dio una respuesta que entonces me pareció sorprendente; “no tienes que ir a una oficina; te daremos los temas que debes desarrollar y podrás trabajar en tu casa o donde te resulte más cómodo”.

Esto fue genial, porque aprovechaba las horas libres para trabajar en la biblioteca y los días en que salía temprano, iba a una cafetería cerca de la universidad; los fines de semana, trabajaba un rato en casa. Y así concluí el proyecto satisfactoriamente, sin que mis estudios se vieran afectados. Lo que más me gustó de aquella experiencia fue la libertad para organizar mi tiempo y combinar dos actividades que realmente me gustaban; en aquel tiempo, fueron los estudios y la escritura. Cuando terminé los cursos y estaba escribiendo mi tesis, conseguí un trabajo como guionista, que también pude hacer de manera independiente. Y así he continuado a lo largo de mi vida profesional.

freelance

Debo mencionar que el trabajo free lance, como también se le llama, tiene sus retos. Por lo general se trabaja por proyecto y cuando éste concluye, puede pasar un buen tiempo hasta que salga otro. En lo que a las finanzas se refiere, hay que saber administrarse y ahorrar, para sobrellevar esos tiempos en que no hay trabajo e incluso aprovecharlos para incrementar la formación. También hay que pensar en el futuro y crear un ahorro especial para la etapa de retiro; otro fondo que debe considerarse es el de los gastos médicos. Y además está el que quizá sea el aspecto más sombrío, el pago de impuestos.

Puedo decir que hasta el momento he manejado esas cuestiones de una manera muy organizada. Sin embargo, al estar casado y con un hijo en edad escolar, enfrenté un inesperado y muy interesante reto. Contrario a lo que se imaginan, no tiene que ver con las finanzas, pues, como ya les decía, soy muy buen ahorrador. Resulta que en la escuela de mi niño, que al ser bilingüe implementa varias prácticas del sistema educativo estadounidense, organizaron un evento llamado “Al trabajo con papá o mamá”.

Conforme la fecha se acercaba, los compañeros de mi hijo se emocionaban más con la idea de conocer los lugares de trabajo de sus padres. Pero él, quien ya está más que familiarizado con mi estudio en casa, no sentía entusiasmo alguno. Por el contrario, yo sabía que estaba un poco apenado, pues como parte del proyecto debían tomar fotos o videos de ese día tan especial y seguro que mi hijo no estaría orgulloso de mostrar que su papá tenía un trabajo sin oficina.

trabajo-papa

Para que no se preocupara, le comenté que no habría ningún problema si elegía el trabajo de su mamá, quien es fotógrafa de un periódico y cubre muchos eventos interesantes. Pero justo en la semana del evento, a mi esposa se le presentó un viaje al que no podía llevar acompañantes. La opción de “al trabajo con mamá” quedaba descartada.

Entonces recordé a Julio, un amigo de la preparatoria que hace unos meses me había contactado, porque tiene un negocio de oficinas en renta. Sin embargo, no se trata de lugares de trabajo convencionales, que se alquilan por meses o años, sino de oficinas virtuales.

Me explico; los complejos de oficinas, que sí existen, se encuentran en zonas estratégicas de la ciudad y cuentan con todo lo necesario para llevar a cabo sesiones de trabajo, juntas o reuniones de negocios. La “virtualidad” consiste en que la mayoría de los clientes no rentan las oficinas para trabajar ahí todos los días, sino que sólo ocupan el espacio cuando necesitan reunir al personal o a los clientes en un lugar determinado.

Según me dijo Julio cuando me presentó el servicio, la opción es ideal para empresas basadas en internet, startups y trabajadores independientes, que no requieren de un establecimiento físico, pero que a veces necesitan de un lugar para trabajar, reunirse o hasta para impresionar a los clientes y socios más exigentes.

¿Y quién más exigente que un niño? De inmediato llamé a Julio y organicé todo para el gran proyecto escolar. La oficina que nos reservaron nos encantó y mi hijo se dio vuelo tomando fotos. Y la verdad es que yo también quedé muy sorprendido, tanto que me he convertido en cliente de las oficinas virtuales; pues, en efecto, hay ocasiones en que la imagen cuenta y mucho.

Lo peor puede convertirse en lo mejor

El gran poeta Kahlil Gibran dice en uno de sus poemas que aquello que nos da placer es lo mismo que nos aparta de él.

De ser las cosas así, entonces esto significa que aquello que nos aflige, como el trabajo, también nos ha de producir placer.

gibran

Trabajo en una agencia de publicidad donde nos dedicamos a hacer promociones a nuevas marcas y a empresas en proceso de emprendimiento.

Mi labor en específico es buscar y conseguir clientela clasificada en el rubro ya mencionado y a veces, por no decir casi siempre, es una actividad que puede llegar a ser bastante monótona.

Si tú, querido amigo, estás en la parte comercial de tu empresa, entenderás cuando digo que el buscar clientes puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza y la mayoría de los prospectos hablan mucho y al momento de cerrar muchas veces cambian de parecer.

Hace aproximadamente tres meses estaba completamente seco de clientes y tenía que conseguir uno pronto, o las cosas se pondrían de color de hormiga, lo peor era que no tenía ningún prospecto en lo absoluto.

De pronto, al salir de una bastante mala junta de ventas, mi madre me llamó por teléfono para decirme que un amigo de ella, afgano, vendría a México en una semana, al parecer de negocios.  Me dijo también que su amigo era dueño de una tremenda fortuna y que me lo presentaría.

Me gustó la idea, naturalmente; sin embargo, estaba bastante escéptico ante el prospecto, ya que ni siquiera sabía a qué se dedicaba y lo más probable era que no tuviera ningún interés en nuestra agencia.

El señor Ali  Khan  llegó al aeropuerto de la Ciudad de México, donde le recibimos mi madre y yo para llevarle a su hotel y  cenar con él ahí.

Ali tardo mucho en el proceso de equipajes mientras mi madre y yo le esperábamos, hasta el punto que comencé a desesperarme.

De pronto, mi madre señaló a las puertas eléctricas, por donde quien esperábamos abría de salir.

Al abrirse las puertas, salió un señor con todo el atuendo de un gran señor de las muchas provincias árabes, quien resultó ser de aquella amabilidad fina y ligera de aquellos  hombres de tremendo éxito, que han dedicado buen tiempo al estudio del ser humano.

cena-negocios

Total que fuimos a su hotel, uno de mucho lujo por cierto, y nos sentamos a cenar con él.

En el proceso de la cena me di cuenta de que el señor Ali Khan era un hombre de una cultura muy elevada y de conversaciones muy ricas.

Sin embargo, lo único que yo podía pensar era el cómo poderle vender y cómo crear empatía, hasta que menciono una de sus pasiones.

Resulta ser que el señor era muy aficionado al mármol de granitos y quería saber de precios, por lo que secretamente en el internet de mi teléfono escribí “mármol y granitos precios”.

Gracias a Dios conseguí mucha información  en un abrir y cerrar de ojos y le pude decir a Ali todo sobre ese tema, lo que al final creó mucha empatía y creó una relación amistosa, que después se convirtió en una laboral.

Hoy en día, Ali Khan es el cliente más grande de la oficina, ya que abrió una cadena tiendas dedicadas a la venta de casimir.

Resulta ser que las palabras de Kahil Gibran resultaron estar llenas de verdad, ya que lo que era mi mayor tortura es ahora mi mayor placer.

conseguir-clientes

Una silla plegable para cada ocasión

Vaya con la comodidad que nosotros los seres humanos buscamos conseguir ante cualquier situación de nuestra vida.

Así es, la comodidad va antes que nada y máxime cuando se habla de estar sentado… obviamente, esto deber ser de forma cómoda.

silla comodaDe hecho, no hay nada más ingrato para el cuerpo que una silla incómoda. De estar mal sentado es preferible estar bien parado.

Una silla incómoda genera molestias en varias partes del cuerpo y eso lo saben muy bien cierto tipo de restaurantes y lugares públicos.

¿Por qué?  Muy sencillo, así evitarán que las personas pasen mucho tiempo en el lugar y es una de las mejores formas de “correr” a la gente.

Por el contrario, cuando una silla o área para sentarse es cómoda, sencillamente puedes pasar mucho tiempo sentado sin mayor problema. Otras serán las consecuencias para el cuerpo, mas el estar cómodo se cumple.

Actualmente, nuestra sociedad pasa mucho tiempo sentada, sea en el trabajo, la escuela, la casa, el trasporte… incluso en actividades recreativas.

Esto no pasa desapercibido para los ojos empresariales, en donde han creado toda una serie de opciones tanto en forma como en diseños para ofrecer sillas adecuadas a diversas necesidades.

Entre diseños, formas y colores, también contamos con diversos materiales además del ingenio mismo para presentar sillas para ciertas ocasiones.

Enfoquemos el punto hacia las sillas plegables. Éstas, si no lo sabías, datan de hace siglos atrás, cuando se creó un asiento que se doblaba y se podía mover para la comodidad de quien lo usara.

Así es como continua la idea hasta nuestros días.

La industria nos presenta sillas plegables para un patio o jardín, donde los materiales van desde el plástico hasta la madera. Suelen contar con varios diseños que llegan a mostrar el poder adquisitivo del propietario.

Contamos también con sillas para el campismo. Si bien la idea de estar al aire libre consiste en adaptarse a lo que haya, no está por demás cargar una silla plegable pequeña y ligera que te saca de muchos apuros.

La misma idea se traslada para pasar un rato agradable en la playa, por lo que la compañía de una silla plegable es una buena opción.sillas

Para una reunión en área grande u oficina, donde se esperan varias personas, bien se puede contar con diversas opciones de sillas y además tener preparado un stock de sillas plegables para cualquier emergencia.

De hecho, este tipo de requerimientos han originado nuevos sectores de servicios que ofrecen la renta de equipo mobiliario para eventos, de ahí que una opción en la que se apoyan estos servicios sean justamente las sillas plegables.

En casa, contar con una serie de sillas plegables para cuando se requiera nunca está de más y al ser precisamente plegables, no ocupan demasiado espacio, siendo además útiles para casos especiales.

Es más, el concepto de la plegabilidad se ha llevado hasta los estadios, cines y teatros, en donde se cuenta con butacas… claro está, plegables.

Así que si requieres un par de sillas plegables o cubrir todo un estadio con sillas de calidad e inclusive con un diseño propio, no dejes de buscar a Mobiliario.net para que te ofrezca sillas de alta calidad, que vayan de acuerdo a tu proyecto.

Así las cosas con la comodidad a la hora de pasar un buen rato… cómodamente sentado.

El siguiente en la fila

Para los que hemos trabajado en oficinas la mayor parte de nuestra vida laboral, sabemos que nuestro escritorio es como nuestro compañero de alegrías, éxitos y desgracias en el trabajo.

Los muebles para oficina, además de crear un estilo o identidad para la empresa, representan un hábitat para los empleados.

escritorios viejosEl primer escritorio que ocupamos, invariablemente lo recordaremos. Yo lo recuerdo y aunque nos hayan asignado el escritorio más maltratado, viejito o que le falte la chapa o una de las patitas de goma y se tenga que usar algo para nivelarlo, es el lugar en donde haremos los pininos.

Igual que para el primer día de clases, nos dan lápices, goma, una engrapadora o algún otro artículo de papelería que seguramente se ocupará en el trabajo y esos cinco o seis objetos serán el contenido de los cajones del escritorio.

Actualmente, esa versión se modernizó, ya que ahora es más probable que nos asignen un lugar con una computadora que tiene menor capacidad o a la que se le atora una tecla.

Con el tiempo, ese escritorio se comienza a llenar de unos cuantos papeles, una carpeta con documentación o manuales de procedimientos que hay que leer.

Después de algunas semanas, aparecerá algo que se quedará fuera de los cajones, un portarretrato, un florero, un bote con lápices, o una charola para organizar papeles y ahora entiendo el por qué tenían tres charolas, no más ni menos.

Después de algunos meses, seguramente la revolución hará justicia y llegarán muebles nuevos, que no necesariamente nos serán asignados pero sí habrá algunos cambios y nos tocará desocupar el escritorio anterior y recibir uno mejor.

Vendrá el tiempo de reacomodo y si con el anterior pasamos algunos meses, aprenderemos lo que significa un hábito.

En los primeros días descubriremos las ventajas del nuevo escritorio o del nuevo lugar en que trabajaremos.

De repente, llegará alguien nuevo a la oficina y entonces nos dejaremos de sentir los “peques de la empresa” y habrá alguien a quien hacerle las preguntas obligadas, a menos que el o la nueva integrante tenga una jerarquía mucho mayor a la nuestra y sigamos en ese estatus.

Los cumpleaños en las oficinas son celebrados tarde o temprano y en caso de no poder ocupar una sala de juntas para el festejo, alguno de los escritorios será idóneo para colocar el pastel y posiblemente unos bocadillos para cantarle las mañanitas al festejado. El bote de basura correspondiente quedará copeteado, junto con otros cercanos.

Las fiestas de temporada, como el día de la amistad, las fiestas patrias y el fin de año también tienen su momento en las oficinas.festejos de oficina

Algunas oficinas no adornan de acuerdo a la temporada, pero nuevamente los muebles para oficinas salen al quite.

No faltará una taza con adornos del 14 de febrero y unos caramelos dentro, para compartir. Tal vez surjan las banderitas con una ventosa para detenerlas sobre el escritorio, el CPU de la computadora o el monitor.

Tampoco faltarán las arañas de hule para el día de muertos y finalmente un arbolito de navidad en miniatura o algún pequeño Santa Claus.

Todo esto va formando el ambiente de la oficina a lo largo del año, hasta que otro año comienza y la obra se repite, tal vez con algunos nuevos actores.

Así pasa el tiempo en la oficina, hasta que en algún momento, nos toque cerrar un ciclo y dejar un espacio para el siguiente “novato”.

La mejor forma de invertir en tu futuro

¿Cómo imaginas tus días de retiro? ¿Qué esperas de esa etapa posterior a la vida de trabajo y esfuerzo? Te confieso que a mí no me agrada mucho la idea del “retiro”, porque mi actividad profesional es algo que realmente disfruto y no me veo abandonándola por completo. Pero lo que sí comparto con muchas personas es el deseo de llegar a esos años con buena salud –la mejor posible, considerando la edad– y con un respaldo económico que cubra mis necesidades y me permita uno que otro gusto.

retiro

Desde que inicia nuestra vida laboral podemos buscar formas de asegurar el porvenir. Una de ellas son los Sistemas de Ahorro para el Retiro, que nos permiten destinar un porcentaje de nuestros ingresos a un fondo del que podamos hacer uso al jubilarnos. Todos los trabajadores, sean asalariados o independientes, tienen la oportunidad y el derecho a crear estos fondos. En el caso de los empleados, es la compañía quien hace las aportaciones y determina el porcentaje de las mismas; no obstante, el trabajador puede hacer aportaciones voluntarias para incrementar el fondo. Por su parte, los profesionistas independientes pueden abrir su propio fondo de ahorros y hacer sus contribuciones.

Otra opción en la que se piensa con frecuencia es invertir en bienes raíces, que luego podrán venderse o alquilarse. Sí, es el clásico sueño de “vivir de tus rentas”, y la verdad es que se antoja mucho el poder disfrutar los beneficios que reporte una propiedad por la cual pagamos. Ahora bien, el proceso de inversión en bienes raíces no es tan sencillo como comprar una casa, mejorarla, darle mantenimiento y esperar a venderla por el doble de su valor. Una inversión inteligente requiere tiempo, investigación y análisis, y a menos que tu especializad sean las finanzas, lo mejor es que te asesores con un experto.

A continuación te presento algunas recomendaciones que te ayudarán a tomar una buena decisión en el mundo de los bienes raíces:

bienes-raices

  1. Deja que el tiempo haga su obra

Los inmuebles son bienes que se aprecian, es decir, que incrementan su valor con el paso del tiempo (siempre y cuando se mantengan en buenas condiciones y estén ubicados en zonas con plusvalía; más adelante explicaré este concepto). Expertos en consultoría inmobiliaria como Sandra Hendrix, directora de Coldwell Banker, señalan que para ver un incremento importante en el precio de un inmueble se deben esperar por lo menos dos años.

  1. Evalúa distintas opciones de crédito

Hay instituciones financieras que pueden prestarte hasta 80% del valor de la propiedad, con largos plazos para pagar. Parecería una buena opción, especialmente si no dispones de mucho capital, pero piensa cuánto tardarás en liquidar el inmueble. Si tienes la oportunidad de ahorrar, tal vez sea mejor que te comprometas con un crédito a mediano plazo, o que compres una propiedad más barata, la vendas en menos tiempo y así obtengas fondos para nuevas inversiones.

  1. Busca lugares con plusvalía

La plusvalía es el valor que en un inmueble puede ganar e incrementar, en función de aspectos como la demanda, la ubicación, los servicios o la calidad de vida. En zonas donde hay mucha oferta y competencia, o donde no existe una buena planeación urbana, la plusvalía es menor, mientras que los desarrollos inmobiliarios en lugares exclusivos y con buena infraestructura tienen mayores posibilidades de aumentar su precio. Un ejemplo de inmuebles con plusvalía en la Zona Metropolitana son los departamentos en Valle Escondido, que se construyen en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

  1. Ten cuidado con las preventas

Hoy en día se encuentran departamentos en preventa por todas partes. Por lo general, las maquetas o los inmuebles de muestra son cautivadores, pero la obra terminada que te entreguen puede ser muy distinta. Si compras en preventa, revisa muy bien todos los términos del contrato y, sobre todo, acude con firmas reconocidas, que hayan dado pruebas de su buen trabajo.

Infórmate, analiza muy bien todas tus opciones de inversión y prepárate para disfrutar de una gran etapa de la vida.

Cómo encontrar al inversionista de tus sueños

Tener una idea innovadora, práctica y que solucione problemas o ayude a satisfacer necesidades básicas es sólo el primer paso en el camino del emprendedor. Y darlo no es fácil, aunque tampoco es tan extremadamente complicado como se cree (para muestra, consulta estas ideas y casos de éxito de emprendedores).

inversion-startupPero, como ya mencionaba, hay que ir más allá del plano de las ideas, pues sin duda queremos que nuestro proyecto se convierta en una fuente de ingresos viable, que nos permita vivir haciendo lo que más nos gusta.

Hay varias cosas por hacer antes de comenzar a trabajar en el negocio que queremos y, sobre todo, antes de que comiencen a llegar las ganancias. Hay que hacer un planteamiento claro del proyecto y diseñar un prototipo, si es el caso, estudiar el mercado y averiguar si el producto o servicio realmente tiene oportunidades de vender, hacer una investigación para definir el público al que se puede y conviene llegar, y pensar en estrategias publicitarias para darse a conocer.

Pero además de dichas tareas, que demandan la creatividad y el ingenio del emprendedor, debemos atender al tema de la obtención de capital. Se requiere de financiamiento para poner en marcha una empresa, eso todos lo sabemos, lo que no queda tan claro es cómo podemos obtenerlo.

Los préstamos y créditos son las opciones financieras a las que más se recurre para obtener capital e impulsar un negocio. Los bancos y las instituciones financieras ofrecen distintos productos, con tasas de interés variables y que se ajustan a las necesidades de diversas empresas. Con el apoyo de un asesor financiero se puede elegir el plan que más convenga y obtener liquidez sin contraer una deuda imposible de pagar.

Pero hay otra posibilidad que puede ser atractiva y es la búsqueda de inversionistas. Este proceso, que también se conoce como levantamiento de deuda, implica el vincularse con fondos de capital para emprendedores, que se interesen por la empresa o el proyecto de negocios y estén dispuestos a invertir en ello.

Encontrar a un inversionista es una tarea que requiere disciplina y constancia; disciplina para organizar y presentar la iniciativa de la mejor forma posible, y constancia para investigar y valorar los distintos tipos de fondos que existen. Para facilitarte un poco el proceso, hemos preparado estas recomendaciones, que te ayudarán a encontrar al inversionista de tus sueños.

contacto-inversionistas

  1. Define lo que necesitas

Sí, está claro que necesitas dinero, pero ¿cuánto?, ¿a qué lo destinarás?, ¿qué compromisos puedes establecer a cambio de la inversión? Tus respuestas son fundamentales para elegir el tipo de fondo que te dé mayor valor.

  1. Dialoga y entiende a tu inversionista

Un error común es no distinguir entre un acreedor y un inversionista. El primero es un particular o una institución que puede ofrecerte un crédito, a cambio de ciertas garantías de pago y a partir de una determinada tasa de intereses. El segundo es un socio potencial, que no te presta dinero para cobrar un interés, sino que apoya tu proyecto porque le parece viable y quiere tener algún tipo de participación en tu compañía.

  1. Busca un valor agregado

El dinero no lo es todo, ni en la vida ni, por extraño que parezca, en los negocios. Cuando evalúes un fondo no sólo consideres la cantidad que puede invertir, sino el valor agregado que puede aportarte: conocimientos, experiencia, visión de negocios. Si basas la relación con tu inversionista en factores como estos, podrás establecer un vínculo más fuerte y duradero.

  1. Solicita orientación

Puede que tu fuerte no sean las finanzas y esto es perfectamente comprensible. Cada emprendedor es experto en su ramo y no tiene por qué gastar energías en actividades con las que no se siente muy cómodo. Por ello existen empresas como Zimma, que asesoran en los procesos de levantamiento de deuda.

¡Nos invaden! Bueno, ya nos invadieron hace tiempo

Hace un par de semanas pasé por mi hermano, pues teníamos una reunión familiar y ya de camino lo acompañé a recoger documentos de uno de los almacenes que tiene la empresa donde trabaja. Entramos y esperé por unos minutos mientras él se desocupaba.

estibaMe puse a curiosear y me llamó la atención que estaban cargando un camión con unos palets con cajas y vi que el encargado de llevar el control veía la carga y les decía “¡Completo!” y los estibadores lo cargaban.

Primero pensé que el tipo tenía muy buen ojo, porque apenas veía el palet con la carga y les confirmaba, cosa que no me pareció lógico.

Después de observar detenidamente, me di cuenta de que el encargado observaba una lucecita verde que se encendía en un tablero y así completaba su magia.

Sin embargo, ¿la lucecita cómo sabía que estaba completo?

En eso llegó mi hermano y me aclaró en un instante que la plataforma sobre la que ponen la mercancía para subirla al camión tiene una báscula de piso… me quedé en las mismas.

Aclarando, las básculas de piso son como planchas disimuladas en el piso y en cuanto se coloca uno sobre ellas, da el peso o puede programarse e indicar si lo que está encima tiene el peso deseado. Fin de la magia.

Las únicas básculas de piso que conocía eran las que uno usa el primero de enero para hacer propósitos de año nuevo, debido a la forma en que comió uno en diciembre.

Después, ya platicando con calma, me enteré de que son toda una monería, porque las básculas pueden enviar los pesajes a una computadora y me pareció interesante la forma en que se integran estos aparatos a las computadoras.

Una vez enterado de esta forma de pesar y siendo un poco más observador, al hacer compras en el super, me dí cuenta de que las cajas registradoras en realidad son solamente computadoras, así simples como las que podemos tener en casa.

La diferencia radica en que tienen conectados varios dispositivos, como un lector de barras de mano, es el que está en las ventanillas de cristal sobre el mostrador del cajero, mismas que tienen una báscula para pesar lo que se coloque en ellas, un monitor, el cajón del dinero, la impresora de comprobantes y la selladora de boletos de estacionamiento

¡Uff! ¡Cuánto le pueden poner a una sola computadora!computadoras

Las observaciones continuaron y al siguiente día me encontré con un cajero automático al que le estaban dando mantenimiento y cuando le quitan el frente del mueble con todo y pantalla, ¡zas! una computadora.

También una como la de los cajeros, claro está con algunos accesorios distintos y mucho dinero, mas sigue siendo una computadora al fin y al cabo.

Finalmente, pensando qué más tiene solo una computadora detrás, recordé las taquillas de los cines, que ya no tienen a una señora con cara de encierro con un rollo de boletos en la mano, sino que es algún joven que nos muestra en una pantalla los lugares disponibles para que elijamos y nos imprime el boleto en ese mismo instante.

Esa tarde, después de haber hilado tantas observaciones que tenían un factor en común, llegué a mi casa y vi que mi flamante PC tenía conectado un monitor y un ratón… y me deprimí.

Se me pasó rápido, pues lo importante de esto es la versatilidad que tienen las computadoras hoy en día y que están presentes por doquier.

Sin duda la computadora es hoy por hoy un objeto que forma parte de nuestra vida diaria.